Cada año, a principios de mayo, nos advierten -y nosotros nos hacemos a la idea- de que va a ser un mes duro. Muy duro. Porque vamos a tener curro. Mucho curro. Y llegamos a estas fechas cansados. Muy cansados. Pero tremendamente contentos.

Un año más hemos estado en el festival 10 Sentidos, que cumplía su octava edición. Hemos quemado tarjetas de memoria y los sensores de nuestras cámaras han quedado tiritando. A los operadores nos faltan piernas, nuestro periodista se ha quedado sin voz y casi le provocamos artritis a nuestro editor. Pero como siempre, ha merecido la pena.

Durante casi 20 días hemos conformado un equipo de siete personas para cubrir una oferta artística que sigue creciendo en este festival y que cada año trae grandes nombres en el mundo de la danza, el teatro y otras artes escénicas.

En esta edición, hemos tenido la oportunidad de ver y alucinar con el talento de los chicos de Between Music y su concierto bajo el agua, la belleza de la propuesta de Phia Ménard, la elegancia del baile de Louise Lecavalier, la sutileza al piano de Antonio Galera, la locura en San Miguel de los Reyes de Wim Vandekeybus, el temple en la dirección de Domingo Ferrandis, o la sobrecogedora experiencia que nos trajo Àlex Rigola al Centre del Carme.

Estas han sido algunas de las experiencias que hemos tenido el placer de ver y filmar, pero ha habido muchas más, así que no queremos dejar la oportunidad de agradecer, como siempre, a Meritxell, Inma y a todo el equipo del Festival 10 Sentidos por habernos dado la oportunidad de volver a estar con ellas en esta cita que nos encanta marcar con fosforito en nuestro calendario.

Cada año, el festival gira en torno a una idea de nuestra sociedad que se quiere poner de relieve. En esta ocasión, bajo el lema ‘Bestias’, se ha hablado de la violencia, que impregna todas las capas de nuestra cultura y por la que, a su vez, sentimos una extraña atracción.

Así que, con esta idea, en mente, hemos tratado de hacer unos vídeos muy bestias que podéis ver en el canal de Youtube del festival.

¡Hasta el año que viene!

Foto: Pau Borredá (@pabori)
Blog